"Mi amiga come el doble que yo, pero no engorda": estas son las razones por las que hay personas más propensas a engordar que otras

3:53 a.m.

La obesidad es muy tremendamente complicada. Si fuese más fácil no aumentaría su prevalencia cada año, a pesar de que "estamos siempre a dieta". El acumulo excesivo de grasa se da por una mezcla de varios factores complejos como la genética y el estilo de vida. Esa es la razón por la que hay personas que no entrenan y están más fuertes que tú que te ejercitas dos horas al día, o hay personas que no ganan peso aunque comen el doble que tú, que "todo te engorda". Aunque la ganancia de peso se puede reducir al consumo de más calorías de las que gastamos, esta reducción tiene muchos matices que vamos a ver a continuación.

Factores genéticos: lo que no podemos controlar

Jarritos Mexican Soda Idp6ct9jkmk Unsplash

La predisposición genética es CASI todo

Todos conocemos a esa persona que come tres veces más que nosotros, pero no engorda. Los factores genéticos explican casi el 80% de la variación individual en el IMC en gemelos, es decir, que si te toca el "genoma malo" ganarás peso más fácilmente que a esa persona que no para de comer y que tiene el "genoma bueno".

Sin embargo, en los casos claros de buena o mala genética yo siempre aplico el dicho de "los genes cargan la pistola y nuestro estilo de vida aprieta el gatillo". Si tenemos una genética envidiable podremos ser más laxos en la dieta, aunque siempre lo ideal es comer alimentos saludables.

Si tenemos una peor genética nos tocará cuidarnos un poco más. Un nuevo estudio publicado en Obesity ha comprobado que hay personas que tienen predisposición genética a la obesidad, así que será más fácil que la desarrollen, de igual manera que otros como Chris Hemsworth pueden tener predisposición al Alzheimer.

Eso no quiere decir que Chris Hemsworth vaya a cursar Alzheimer ni que quien tenga predisposición genética a la obesidad vaya a tenerla. Lo que sí quiere decir es que cada uno tiene que cuidarse más en aquello a lo que está más predispuesto. Recuerda, "los genes cargan la pistola y nuestro estilo de vida aprieta el gatillo".

No podemos hacer nada contra la genética, venimos así de serie

Por mucho que miremos con envidia a esos pocos, porque realmente son solamente unos pocos suertudos de genética privilegiada, nuestra genética está determinada desde que el esperma de nuestro padre fecundó el óvulo de nuestra madre.

La dieta de nuestra madre también ha influido en nuestra composición corporal, pero solo en parte, no vayas a echarle ahora la culpa a la mujer. El ejemplo más claro de cómo la dieta de la madre determina si tendremos "genes ahorradores" o no, son los datos de los niños gestados en las guerras y periodos de hambruna.

Diferentes investigaciones han comprobado cómo si la madre pasa por periodos de hambre durante el embarazo, ya sea por una guerra o por los motivos que fuesen, el niño tiene predisposición genética a cursar obesidad. La razón, a muy grandes rasgos, es que cuando se formó detectó que había poco alimento, así que se preparó para ello.

Cuando se encuentra que la realidad es otra y no hay falta de alimento, ese exceso de calorías las acumula como grasa porque su cuerpo está diseñado para gastar muy poco energía. Este y los demás comentarios del artículo son sumamente reduccionistas, pero no vamos a entrar en términos complejos.

Medicación o una condición médica especial que hace engordar más o menos

Hay situaciones médicas que requieren tratamiento farmacológico que puede incrementar el apetito, disminuir el metabolismo y modificar la habilidad del cuerpo para oxidar o acumular grasa. Este tipo de medicación hará que una persona coma poco y engorde mucho, o que coma mucho y engorde poco.

Además, existen condiciones médicas como las conocidas alteraciones de la tiroides que nos harán comer poco y engordar (hipotiroidismo) o comer mucho y adelgazar (hipertiroidismo). Estas condiciones también explican por qué unas personas son propensas a engordar y otras no.

Factores ambientales: lo que sí podemos controlar

Jackie Hutchinson 7ragdakenps Unsplash

La ecuación de las calorías es la que dictamina si engordamos o adelgazamos

Nadie sabe realmente lo que come otra persona las 24 horas del día y los siete días de la semana si no está continuamente con ella. Puede ser que tengamos un amigo que cada vez que lo vemos come el triple que nosotros, pero venga de hacer un ayuno intermitente de 24 horas en el que no ha comido nada.

Al final de la semana, lo que realmente dictaminará si engordamos o es el cálculo de las calorías que hemos comido y las que hemos gastado. Si hemos gastado más calorías de las que hemos comido, perderemos peso; si hemos comido más calorías de las que hemos gastado, ganaremos peso.

La tumba metabólica explica muchas cosas

El problema de la ecuación de las calorías llega cuando uno tiene el metabolismo muy bajo a causa de ir comiendo cada vez menos. Nuestro cuerpo se adapta a la comida que le damos, como ya hemos visto con los niños que son gestados en etapas de hambruna.

Si comemos poco, nuestro cuerpo se adaptará a gastar poco. Eso hará que llegado un punto sea cierto que "cualquier cosa que comamos nos engorde", y que a otra persona no le ocurra. Para evitarlo debes alejarte a toda costa de las dietas restrictivas y de ingerir muy pocas calorías en tu día a día.

Estrés, sueño y ejercicio físico

Cuando más estrés tengas, peor duermas y menos te muevas, peor será tu metabolismo y menos podrás comer. Si haces lo contrario, buen control del estrés, dormir ocho horas diarias y hacer ejercicio, tu metabolismo funcionará mucho mejor y podrás comer más.

Sea como sea, lo que importa siempre será la ecuación de las calorías, pero dicha ecuación dependerá de los factores genéticos y de los factores ambientales. Nuestra tendencia a ganar peso o mantenerlo no está predeterminada, pero tampoco está completamente bajo nuestro control.

En Vitónica | Una gemela come ultraprocesados, su hermana sigue una dieta saludable: este ha sido el resultado al compararlas

Imágenes | Jarritos Mexican Soda (Unsplash), Tamas Pap (Unsplash), Jackie Huchinson (Unsplash)

-
La noticia "Mi amiga come el doble que yo, pero no engorda": estas son las razones por las que hay personas más propensas a engordar que otras fue publicada originalmente en Vitónica por Joaquín Vico Plaza .



PUBLICADO ORIGINALMENTE EN VITÓNICA PARA VIDA SANA ECUADOR ---- "Mi amiga come el doble que yo, pero no engorda": estas son las razones por las que hay personas más propensas a engordar que otras Joaquín Vico Plaza https://ift.tt/ryHnIiG Vitónica

You Might Also Like

0 comments

Entrada destacada

Los cinco mejores ejercicios para mujeres que quieren evitar que sus brazos se descuelguen después de los 50

Con el paso del tiempo la falta de fuerza y tono muscular puede hacerse muy evidente en nuestros brazos , especialmente porque comienzan a ...

Blog Archive

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *