Una tecnología que tienes en tu móvil ha sido usada para el último descubrimiento en Marte

06:08

misterio del Aeolis Mons

Casi siete años después de su llegada a Marte, el Curiosity sigue siendo una valiosa fuente de datos y descubrimientos sobre el planeta rojo. La gran cantidad de tecnología que lleva este vehículo permite realizar todo tipo de mediciones que revelen los secretos, no solo del presente, sino también del pasado de Marte.

Y sin embargo, a veces toda esa tecnología es insuficiente. Hay muchos momentos en los que los científicos desearían haber metido un instrumento más; pero claro, el peso es un factor determinante en el lanzamiento. Por eso, en esas situaciones se ven obligados a despertar su creatividad, y encontrar nuevas soluciones.

El misterio del Aeolis Mons, la montaña del Curiosity

Es lo que ha ocurrido con el último estudio protagonizado por el Curiosity, centrado en Aeolis Mons, también conocido como monte Sharp. Se trata de un gran pico, con un diámetro de casi 90 kilómetros, situado en el centro del cráter Gale, justo donde aterrizó el Curiosity y donde ha pasado toda su vida.

Esta montaña es uno de los misterios que siempre ha estado presente durante toda la misión del Curiosity; ya que no está claro cómo se formó en el interior del cráter Gale, fruto del gran impacto de un meteorito durante los primeros años de vida de Marte. Una posibilidad era que el cráter se llenó de material y poco a poco se fue erosionando; o también es posible que el pico fuese formado por depósitos continuos de material.

Decimos que es un misterio porque el Curiosity no tiene los instrumentos necesarios para analizar la montaña; pero eso no ha impedido a científicos de la Universidad John Hopkins, en Baltimore, publicar un estudio sobre Aeolis Mons que revela parte de su naturaleza.

Cómo usaron un acelerómetro para el último descubrimiento de Marte

Todo empezó cuando Kevin Lewis, el autor del estudio, descubrió la existencia de apps para móvil capaces de medir la gravedad de la Tierra; investigó y se dio cuenta de que estas apps se basan en la información proporcionada por el acelerómetro. Este es un sensor presente ya en la inmensa mayoría de móviles, y es lo que indica al sistema si hemos movido el móvil; por ejemplo, para mostrar un vídeo en vertical o en horizontal.

El Curiosity también tiene un acelerómetro, y a Lewis se le ocurrió usarlo para medir los cambios locales en el campo gravitacional; esta a su vez es una manera de estudiar la composición del terreno bajo la superficie, ya que la gravedad difiere dependiendo de la masa de estas rocas.

Aunque usar un acelerómetro para medir la gravedad no es precisamente ideal, fue suficiente para sacar algunas conclusiones interesantes basadas en los datos que el Curiosity ha obtenido en los últimos años. Entre ellas, está el descubrimiento de que la densidad de las rocas bajo el Curiosity es menor de lo esperado. La tierra no es tan porosa ni tan compacta como se imaginaba; eso indica que el sedimento no es muy profundo, ya que el peso haría que la tierra se compactase.

Todo esto apunta a que Aeolis Mons no fue creado por la erosión de material ya presente, sino por sedimentos que se asentaron en el cráter Gale. Por supuesto, la manera en la que se ha llegado a esa conclusión no es muy ortodoxa, y de hecho contradice en parte a otras observaciones. Pero es un buen ejemplo de cómo en la ciencia se pueden aprovechar instrumentos para tareas que no nos imaginábamos.

La entrada Una tecnología que tienes en tu móvil ha sido usada para el último descubrimiento en Marte aparece primero en Omicrono.



Adrian Raya PARA VIDA SANA ECUADOR

You Might Also Like

0 comments

Blog Archive

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SUSCRIBIRSE POR CORREO